¿Qué tan innovadoras son tus clases?

Es muy común escuchar hablar de educación innovadora en muchos escenarios afines a éste propósito y no es para menos, la innovación educativa en este siglo juega un papel muy importante en los procesos educativos, sin embargo, ésta pareciera estar muy alejada de las aulas de clase.

Cuando hay innovación educativa se producen cambios en la calidad de la educación, puesto que se renuevan muchos aspectos que permiten mejorar el aprendizaje de los estudiantes, son cada uno de los elementos que conforman los planes de integración curricular presentes en los establecimientos educativos, Albert Einstein ratificó esta necesidad cuando expresó que “no podemos pretender que las cosas cambien, si seguimos haciendo lo mismo” y para el cambio los procesos investigativos tendrán un papel significativo entre los componentes necesarios para tal fin.

Una partida ideal para la innovación podría ser la reflexión frente a las prácticas educativas, en especial cuando éstas se desarrollan en ambientes que se tornan aburridos para los estudiantes, llevándolos al punto de no interesarse por los aprendizajes, es aquí cuando el docente debe iniciar a movilizarse y pensar en las multitudes de posibilidades que pueden hacer de una clase una experiencia significativa.

Frente a la innovación, el docente cambia a un rol de vendedor, donde sus prácticas en el aula sean motivos para que otros quieran implementarlas, el impacto debe ser semejante al que se tiene en la sociedad cuando sale al mercado un nuevo dispositivo móvil con lo último en tecnología, todo el mudo quisiera tener la capacidad económica para adquirirlo, sin importar que no lo necesite para todas las funciones que ha sido creado, una práctica educativa innovadora debe ser una experiencia que deseen tanto docentes como estudiantes.

A menudo se tiende a confundir innovación con el uso de nuevos elementos que se incorporen a la práctica docente, pero si el ambiente de la clase sigue siendo el mismo, sin generar motivación y cambio en los estudiantes, entonces se está lejos de lo que realmente es innovar.

Diego Armando Santos Fabra

Véase también

http://www.uaa.mx/direcciones/dgdp/defaa/descargas/innovacion_educativa_octubre.pdf

http://www.scielo.org.co/pdf/eded/v11n1/v11n1a04.pdf

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta